martes, 5 de agosto de 2014

Tarta de trufa y avellanas

Una exquisita tarta que por su sabor nos recuerda a los famosos bombones ferrero rocher. Hicimos esta tarta para celebrar el cumpleaños de mis hijos y el resultado nos encantó a todos. Aunque puede parecer complicada, no llevaros a engaño, ya que está muy bien explicada, lo que si tenemos que tener en cuenta es que debemos de prepararla con un día de antelación. 

GALIMONEANDO
GALIMONEANDO
























GALIMONEANDO
GALIMONEANDO


























Ingrs. para 8-10 raciones:


Bizcocho de chocolate:
- 5 huevos 
- 150 grs. de azúcar
- 1/2 cucharadita de esencia de vainilla 
- 110 grs. de harina
- 40 grs. de cacao en polvo
GALIMONEANDO- 1 cucharadita de levadura química
- un pellizco de sal

Para la trufa:
- 150 grs. de chocolate negro postres
- 1 litro de nata de montar 35% m.g.
- 100 grs. de azúcar
- 2 hojas de gelatina neutra
- un chorrito de licor de avellanas

- 60 grs. de avellanas tostadas 

Para el almíbar:
- 80 grs. de azúcar
- 80 ml. de agua
- un chorrito de licor de avellanas


Preparación de la trufa:

La trufa debemos de prepararla el día de antes, ya que esta tiene que estar muy fría para poder montarla.
En un cazo ponemos a calentar 500 ml. de nata junto con el chocolate troceado, removemos y cuando se deshaga añadimos el azúcar. Removemos, apartamos del fuego y añadimos el resto de la nata, (reservando unas 5 cucharadas de nata para disolver la gelatina). Reservamos en el frigorífico un mínimo de 12 horas. 

GALIMONEANDOGALIMONEANDO


GALIMONEANDOGALIMONEANDO

Mientras tanto vamos preparando el bizcocho. Tamizamos la harina junto con la levadura, la sal y el cacao (yo aconsejo el cacao en polvo si deseamos un bizcocho más oscuro, porque yo al no tenerlo, tuve que rallar el chocolate) y reservamos. En un bol grande ponemos los huevos, el azúcar y la esencia de vainilla y batimos con la batidora de varillas durante 15 minutos hasta que quede muy espumoso. Incorporamos poco a poco y con movimientos envolventes la harina y el cacao reservados.
GALIMONEANDOGALIMONEANDO


GALIMONEANDOGALIMONEANDO

Precalentamos el horno a 180º. Untamos un molde desmoldable de 20 cm. de diámetro con mantequilla y vertemos en él la mezcla, (yo repartí la mezcla en dos moldes para no tener que cortar tantas láminas, pero si no, podeis preparar el bizcocho en un molde, aunque el tiempo de cocción entonces será más largo). Horneamos a 180º durante unos 15-18 minutos aprox. Pinchamos con un palillo en el centro y si sale seco ya está. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. Una vez frío desmoldamos y cortamos el bizcocho en capas, (yo dividí los dos bizcochos por la mitad, consiguiendo así cuatro láminas). Reservamos el bizcocho tapado hasta el momento del montaje.

GALIMONEANDOGALIMONEANDO


GALIMONEANDO

Transcurridas unas 12 horas, procedemos a montar la trufa. Ponemos las hojas de gelatina unos minutos a hidratar en un bol con agua. Aparte, ponemos las 5 cucharadas de nata reservadas en un bol y calentamos unos segundos en el microondas. Sacamos la gelatina del agua, secamos un poco y la incorporamos en la nata caliente y mezclamos hasta que se disuelva. Dejamos enfriar un poco en el frigorífico. Mientras tanto ponemos la trufa muy fría en un bol grande y montamos con la batidora de varillas, cuando esté a medio montar añadimos el licor y la nata con la gelatina reservada.
Molemos las avellanas hasta dejarlas polvo, (en una picadora o molinillo de café durante 30 segundos). Una vez montada la trufa, apartamos una tercera parte de trufa para cubrir con ella la tarta y reservamos en el frigorífico. Incorporamos en el resto de la trufa las avellanas molidas para el relleno y mezclamos con movimientos envolventes.

GALIMONEANDOGALIMONEANDO
GALIMONEANDOGALIMONEANDO

Preparamos el almíbar. En un cazo al fuego ponemos a calentar el agua junto con el azúcar y cuando se disuelva añadimos el licor removemos unos segundos y apartamos del fuego. También podemos hacerlo en el microondas, poniendo todos los ingredientes en un bol y calentando durante unos minutos. Procedemos al montaje de la tarta. En la fuente donde vamos a servir la tarta ponemos una lámina de bizcocho, bañamos con un poco de almíbar y cubrimos con una capa de trufa con avellanas, colocamos el aro del molde para que no se nos desmonte la tarta, cubrimos con otra lámina de bizcocho, empapamos con almíbar, cubrimos con otra capa de trufa con avellanas y así sucesivamente, hasta terminar con una de bizcocho con almíbar. Reservamos unas 4 horas en el frigorífico, para que coja consistencia.

GALIMONEANDOGALIMONEANDO

Transcurrido este tiempo sacamos del frigo, cubrimos con una capa de la trufa reservada y alisamos la superfície antes de quitar el aro. Quitamos con cuidado el aro, terminamos de cubrir con trufa por los laterales y ponemos el resto de trufa en una manga pastelera con boquilla rizada y decoramos a nuestro gusto.

GALIMONEANDOGALIMONEANDO


GALIMONEANDO

Y a disfrutar galimoneando esta exquisita tarta de trufa y avellanas.

GALIMONEANDO
GALIMONEANDO





GALIMONEANDO
GALIMONEANDO
























No hay comentarios:

Publicar un comentario