lunes, 20 de enero de 2014

PECHUGAS DE POLLO CON SALSA DE CEBOLLA

Unas pechugas de pollo de lo más tiernas y sabrosas. Podemos acompañarlas con arroz basmati, patatas al vapor o un puré de patatas.

GALIMONEANDO
GALIMONEANDO

























GALIMONEANDO
GALIMONEANDO









Ingrs. para 4 personas:

GALIMONEANDO- 800 grs. de pechugas de pollo enteras
- 2 cebollas
- 5 dientes de ajo
- un chorrito de brandy
- 1/2 vasito de vino blanco
- 1/2 cucharadita de orégano seco
- 1/2 cucharadita de tomillo seco
- un ramillete de perejil fresco
- 1 pastilla de caldo de pollo
- 1/2 vasito de agua
- 5 cucharadas de aceite de oliva virgen
- 1 cucharada colmada de harina
- sal y pimienta negra recién molida

Preparación:

Cortamos las pechugas en trozos regulares, salpimentamos, las espolvoreamos con la harina y removemos. 
GALIMONEANDO

En una cazuela baja ponemos el aceite a calentar y salteamos las pechugas a fuego vivo dándoles la vuelta para que sellen por todos lados, las sacamos a un plato y reservamos. 

GALIMONEANDO

En ese aceite ponemos a pochar la cebolla cortada en juliana y los ajos laminados.

GALIMONEANDO

Cuando la cebolla esté transparente incorporamos el orégano, el tomillo, el perejil picado, la pastilla de caldo desmenuzada, el brandy, el vino blanco y el agua. 

GALIMONEANDO

 Añadimos el pollo y dejamos que cueza todo a fuego lento durante 20 minutos.   

GALIMONEANDO

Podemos servir el plato acompañado con arroz basmati.
Y a disfrutar galimoneando mis tiernas y melosas pechugas de pollo con salsa de cebolla.

GALIMONEANDO
GALIMONEANDO























No hay comentarios:

Publicar un comentario