miércoles, 2 de octubre de 2013

SALZBREZELN "Lazos"

Estos panecillos también llamados Brezels o Pretzels en forma de anillo retorcido y rociados de sal o semillas, son de origen alemán. Se comen tradicionalmente con cerveza, como un aperitivo, pero también acompañan perfectamente otras bebidas. A mí me salieron con estas proporciones 7 lazos y 4 bastones salados "Salzstangen".
Los bastones os recomiendo que los hagais superfinos, pues quedan más crujientes.
No creais que estos lazos son tipo bollo, para nada, más bien son panes muy crujientes tipo galletas, pero están exquisitos, vamos, que no hace falta que nos vayamos a Alemania para poder degustarlos y así darnos un caprichito.
También quedan deliciosos en el desayuno abiertos y untados con mantequilla, eso sí, cuando están recién horneados. Al día siguiente yo me los caliento sin abrir en la parrilla a fuego mínimo, y una vez calientes, los abro y los unto con mantequilla.
Con una cervecita y un brezel recién horneado nos transportaremos a Baviera. Guten Appetit!.

GALIMONEANDO
GALIMONEANDO

























GALIMONEANDO
GALIMONEANDO
  


GALIMONEANDO
GALIMONEANDO





























Ingrs. para 8 lazos:

 - 6 grs. de levadura seca o 15 grs. de levadura fresca
- 300 ml. de agua
- 500 grs. de harina de fuerza
- 1 y 1/2 cucharadita de sal
 


Para el glaseado:
- 1 huevo
- 1 cucharadita de agua

Para el acabado final:
- semillas de sésamo, de amapola o sal gruesa  


Preparación:

En un tazón ponemos 100 ml. de agua y esparcimos la levadura. Dejamos 5 minutos; removemos para que se disuelva. En un bol grande mezclamos la harina y la sal. Hacemos un hoyo en el centro y vertemos el agua con levadura. 
Con una cuchara de madera, hacemos caer la harina de los costados del recipiente y mezclamos con el agua con levadura para formar una pasta blanda en el centro. Tapamos con un paño de cocina y dejamos "esponjar" unos 20 minutos, hasta que leude y forme espuma.

GALIMONEANDO

Mezclamos con la harina. Añadimos revolviendo el resto del agua, según sea necesario, hasta formar una masa dura y pegajosa. 

GALIMONEANDO

Volcamos la masa sobre una superficie ligeramente enharinada. 

GALIMONEANDO

 Amasamos durante unos 10 minutos, hasta que la masa quede homogénea y elástica.

GALIMONEANDO

Ponemos la masa en un recipiente y tapamos con un paño de cocina. Dejamos leudar de 1 y 1/2 a 2 horas, hasta que doble su tamaño. Desinflamos la masa y dejamos que repose durante 10 minutos.

GALIMONEANDO


Dividimos la masa en 8 trozos (cada trozo me pesó unos 100 grs.).

GALIMONEANDO

Voleamos cada trozo de masa y damos forma ovalada rodando y a la vez estirando los extremos, dejando el centro más grueso, para formar una tira de unos 40 cm. de largo (yo la hice de 55 cm. de largo), que tenga en el centro un espesor de 2´5 cm. y 5 mm. en los extremos.

GALIMONEANDO

Damos forma a los lazos.


GALIMONEANDO
GALIMONEANDO












Si quereis probar a hacer los bastones salados "Salzstangen", con una porción de las masas, estirarla con un rodillo, hasta dejar un cuadrado que cortaremos en diagonal y enrollaremos partiendo del extremo más ancho, hasta dejarlo muy largo y fino.

GALIMONEANDO

Los vamos poniendo en las bandejas de horno, ligeramente enharinadas y tapamos con un paño de cocina. Dejamos leudar unos 45 minutos hasta que dupliquen su tamaño.

GALIMONEANDO

Precalentamos el horno a 220º.
Pintamos los lazos con una glasa de huevo que haremos batiendo 1 huevo con 1 cucharadita de agua. Esparcimos por encima semillas de sésamo, de amapola o sal gruesa. 

GALIMONEANDO


GALIMONEANDO


Horneamos de 15 a 20 minutos hasta que tomen un color dorado. Dejamos enfriar sobre una rejilla.
Y a disfrutar galimoneando estos sabrosos panes Salzbrezeln.

GALIMONEANDO
GALIMONEANDO























Fuente: "El libro del PAN"  de Eric Treuillé y Ursula Ferrigno.




No hay comentarios:

Publicar un comentario